Dólar

Dólar (Rosario):$93,500 / $102,500
Dolar Blue:$178,50 / $180,50
Dolar turista:$168,71
Dolar Contado con Liqui:$170,51 / $170,55
Dolar Bolsa:$170,200 / $170,130
Información General

Cuando la desidia se lleva vidas inocentes: a cuatro años de la tragedia de Monticas

Habló una sobreviviente de la tragedia de Monticas: "Cada vez que pasa un colectivo por al lado tiemblo"

La mañana del viernes 24 de febrero de 2017 alrededor de las 10:45, dos ómnibus que prestaban el servicio interurbano y pertenecían a la empresa Monticas protagonizaron un impresionante siniestro vial tras chocar de frente en la Ruta Nacional 33 a la altura del kilómetro 779 entre las localidades de Pérez y Zavalla, dentro del departamento Rosario.

Debido a este impactante suceso, 13 personas murieron y 37 resultaron heridas y al poco tiempo se inició una causa judicial para determinar quienes fueron los responsables del hecho y cual es la condena que deben purgar.

Según las primeras investigaciones, el trágico suceso se debió a que explotó un neumático que estaba en pésimas condiciones de uno de los vehículos lo que provocó que el chofer dejara de tener el control e impactara contra el otro colectivo.

Investigación Judicial

Tragedia de Monticas: Imputaron a directivos de la empresa por homicidio culposo « Pueblo Regional Online

El fiscal de Homicidios Culposos, Walter Jurado fue el encargado de llevar adelante la investigación y determinó que hubo responsabilidades dentro de la compañía Monticas ya que no hubo una selección idónea del personal de organización ni una provisión de los medios y recursos necesarios para prestar el servicio en adecuadas condiciones de seguridad.

Según lo comprobado por el fiscal Jurado, el neumático estallado fue fabricado en mayo de 2011, es decir casi 6 años atrás del hecho y no era apto ya que el mismo no cumplía con las especificaciones realizadas por el fabricante para su utilización en ruta.

DESPUÉS DE 17 MESES, EL OLVIDO... - La Nueva Senda - Noticias de Casilda

Actualmente se encuentran imputadas seis personas: Juan Antonio Ciri, director de la empresa; Pablo César Domínguez, jefe de operaciones; El jefe de taller, Carlos Lelli; el presidente de Monticas, Alejandro Luppi y el vice, Raúl Rodríguez.  Además también se imputó al jefe de la sección gomería. La carátula es homicidio culposo agravado por la multiplicidad de víctimas en calidad de coautores.

Pese a que numerosas instituciones se presentaron como querellantes tal es el caso de la Universidad Nacional de Rosario (debido a que algunas de las víctimas asistían a la Facultad de Ciencias Veterinarias ubicada a la vera de la Ruta Nacional 33), el gremio COAD que nuclea a los docentes universitarios y algunos municipios de la región cuyos ciudadanos se vieron directamente afectados por el siniestro; solo se aceptó a los familiares de María Belén Genga, quien al momento del hecho tenía 40 años y es oriunda de San José de la Esquina. Esta mujer viajaba desde su localidad hasta Rosario para encontrarse con su prima pero nunca llegó a destino.

María Belén actualmente se encuentra en estado vegetativo realizando un tratamiento ambulatorio en su casa que requiere el apoyo de kinesiólogos, fonoaudiólogos, nutricionistas, enfermeras y acompañantes terapéuticos debido a su situación de salud.

Monitcas, una empresa históricamente cuestionada

Tras el choque mortal, el gobierno de Santa Fe le retiró la licencia a la empresa Monticas - LA NACION

Hacía muchos años que los usuarios del transporte interurbano del sur de la provincia de Santa Fe venían realizando advertencias por el pésimo servicio que prestaba la empresa Monticas. Las desastrosas frecuencias horarias hasta el estado de los vehículos generaban malestar entre los pasajeros.

Esta empresa era parte del Grupo Flecha Bus y prácticamente tenía un monopolio en la zona lo que generaba que a pesar de los numerosos cuestionamientos seguía funcionando. En el año 2014, la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) inspeccionó varios coches de la firma en la Terminal de Rosario y descubrieron entre otras cosas: La falta de funcionamiento de los tacógrafos, señales luminosas que estaban rotas, baños clausurados o sin agua, vidrios trizados, falta de martillos de emergencia, puertas trabadas, neumáticos destruidos, falta de asientos, inexistencia de matafuegos, verificación técnica vencida y ausencia de cinturones de seguridad.

Antes del siniestro, concejales de las localidades afectadas y legisladores provinciales le pidieron al Gobierno de Santa Fe que intervenga ante la CNRT para que revoque el servicio debido al estado que presentaban los coches de Monticas.

Ruta 33: doce muertos y 34 heridos por el choque frontal de dos colectivos de Monticas - RosarioN.com - Informate Antes

Durante las gestiones de Antonio Bonfatti y Miguel Lifschitz siempre se barajó la posibilidad de remover a esta empresa si seguía con estas graves deficiencias, sin embargo esta medida nunca se materializó hasta después de la tragedia del 24 de febrero de 2017 cuando finalmente el 1° de marzo de 2017 mediante los decretos  367/2017 y 368/2017 rubricado por el entonces gobernador Lifschitz se ponía fin a las concesiones de las empresas Monticas S.A y Metropolitana S.A. En ese documento el gobierno socialista reconocía que desde hace un tiempo tenían noción de los incumplimientos de servicios y horarios, utilización de unidades no matriculadas y problemas de funcionamiento de los colectivos.

En otro párrafo del decreto se confirma que “se han detectado deficiencias en la prestación de todos los servicios de la empresa: incumplimiento de servicios y horarios, utilización de unidades en cuanto confort y estado general del coche”. Además destaca que “La Subsecretaría de Transporte ha tomado conocimiento de denuncias de usuarios, de las que surge, mayoritariamente, que el motivo de la queja está relacionado con la mala prestación de los servicios (horarios, confort, cumplimiento diario”.

En primera persona

A un año de la tragedia de Monticas, se vienen las primeras imputaciones - RosarioPlus

A cuatro días de su cumpleaños número 52, Andrea Govanettone, tiene otra fecha de nacimiento: el 24 de Febrero de 2017. Fecha en la que sobrevivió al terrible siniestro de Monticas.

En diálogo con RedBoing.com, la mujer oriunda de Pujato, recuerda cómo era su vida antes de la tragedia, cuenta en primera persona cómo fue estar ahí. “Me fui contactando con los sobrevivientes para que nos ayudemos”, comienza contando.

“Hace cuatro años que vengo haciendo un proceso. Con mis compañeros del grupo de sobrevivientes, nos damos fuerzas y nos decimos feliz cumpleaños. El mejor regalo es hacer fuerza para que se haga justicia por los que ya no están”.

Al hablar de aquel día, Andrea se emociona y dice “Yo me senté tercera. Cuando me levanté del golpe no ví más a nadie. Hoy lo puedo contar, a pesar que estaba sentada muy adelante”.

“Te cambia la vida. Antes del accidente era una persona muy activa, caminaba 5 kilometros por la mañana, 5 por la tarde. Limpiaba tres casas por día, cuidaba enfermos. Hoy no puedo hacer nada”. 

Y en esa línea, agregó: “tuve muchos cortes en la cabeza, en las piernas, estuve internada en el HECA, ahora tengo mucha debilidad, me duelen mucho las piernas, no puedo trabajar, estoy sola y me tengo que mantener”.

“Hoy la impotencia es la misma, además de la angustia por María Belén que sigue en estado vegetativo. Estoy en contacto con su familia, ahora por teléfono, antes de la pandemia la iba a visitar”.

La sobreviviente de Pujato sostiene que la justicia le dio vuelta la cara, pero no pierde las esperanzas. “El Estado no estuvo con nosotros. Hay mucha desidia”, remarcó. Y apuntó: “hoy ninguno de los que sobrevivimos podemos subirnos a un colectivo”. 

“Nadie fue capaz de levantar el teléfono y preguntarnos qué necesitamos. Hay negligencias de todos lados. Hablé con una de las esposas de los conductores, todavía está esperando que la empresa se comunique con ella”.

Sobre sus viajes con la empresa, Andrea sostiene que “la tragedia se podría haber evitado”.

“La empresa era un desastre, los conductores a veces se quedaban en el camino, se reventaban gomas, se demoraban siempre por desperfectos. A la semana de quejarme por el servicio ocurrió el accidente, es como que lo anuncie”.

Así cierra su relato, entre una gran tristeza y una esperanza del mismo tamaño para que se haga justicia, no sólo por ella sino por los que no pueden estar acá y por sus compañeros con los que armó un grupo de contención.

“Hoy a las 10 45 vamos a ir a pedir justicia donde fue el accidente: en la ruta 33, a la altura del kilómetro 779”.

 

Comentarios